Consecuencias de los problemas de olores en restaurantes

Los problemas de olores en restaurantes traen consecuencias negativas que crean situaciones desagradables para el negocio. Cuando hay presencia de malos olores en establecimientos de este corte, por lo general se asocian a falta de salubridad, a la calidad de los alimentos y del servicio, lo que provoca una sensación poco agradable en los clientes y trabajadores.

Como es de imaginar, de este tipo de problemas se derivan otros de distinta índole. Cuando esto ocurre, hay que atacar inmediatamente el problema para evitar males mayores. Lo primero es identificar cuáles son los distintos focos de olores que pueden provocar este malestar las causas que los originan.

La tecnología del ozono destaca por su versatilidad, lo que permite darle solución a problemas de desinfección ambiental de una manera fácil, rápida e integral, además de desinfectar a profundidad sin dejar olores ni residuos en las cocinas de los restaurantes. Todo esto gracias al conocido fenómeno de la ozonólisis.

La ozonólisis es una oxidación provocada por una pequeña dosis de ozono en agua o en aire. Se obtiene como resultado una ozonización durante unos minutos, suficiente para se efectivo en la desinfección de superficies y agua, incluyendo alimentos, tejidos, atmósferas interiores (estancias, neveras, cuartos de baño, etc.) y el mismo agua potable.

Las mezclas de olores en restaurantes

Cuando la materia prima adquirida pierde calidad, suele emanar de ellas olores poco agradables para nuestro olfato. Las situaciones que pueden provocar tales sensaciones pueden ser muchas. Dentro de ellas la distancia entre distintos productos en almacenes de alimentos, en armarios, en el frigorífico o incluso en el congelador.

También puede ser un foco de mal olor alimentos que se echen a perder por putrefacción. Estos generan unas pestilencias que resultan desagradables, y contaminan a otros alimentos y se superponen a los aromas originales.

Estos incidentes, que suceden mucho, traen como consecuencias la creación de atmósfera enrarecida y poco salubres, que obligan a realizar una limpieza profunda. Esta limpieza se recomienda realizarla sin el uso de desinfectantes tóxicos, que son aquellos que tienen una composición química muy agresiva a nivel olfativo y añaden un toxicidad al ambiente.

De igual forma, uno de los factores que pueden afectar la calidad ambiental es la mezcla de olores de distinto tipo. Este es el causante, en muchas ocasiones, de ambientes enrarecidos especialmente cuando sucede en espacios como la sala comedor. Para un mejor estado de confort, es imprescindible, evitar los olores del baño y de la cocina, lleguen a estos espacios, porque de lo contrario la experiencia será poco agradable.

El disconfort ambiental

Como uno de los principales problemas asociados a los olores está la falta de calidad ambiental. A esto también contribuyen, desde nuestro punto de vista, los olores que emiten los ambientadores, debido a que son productos de composición química que enrarecen el ambiente.

Una de las sensaciones poco agradables que se experimentan con relación al mal olor y a los ambientadores, es precisamente cuando estos últimos se usan par camuflar al primero. Por lo general, esta práctica empeora grandemente la situación. Los especialistas abogan por el empleo de algún ambientador cuando la calidad ambiental es óptima se aunque con el ozono no es necesario.

Solo se necesita aplicar tratamientos regulares con ozonizadores o con purificadores de aire para obtener un aire libre de olores, agradable al respirar. Cuando hablamos de restaurantes, el tratamiento del aire puede realizarse de forma esporádica con ozonizadores portátiles y con purificadores de aire.

Cuando el problema no es significativo, estos recursos bastarán, no siendo así cuando el foco de malos olores es grande. En los casos de problemas de olores de tuberías a causa de humedades o averías que exigen reformas, se necesita una mayor desinfección y desodorización.

De cualquier forma, los olores desagradables provocan malas experiencias, lo que no es bueno para ningún negocio. Por otra parte, el personal será otro de los afectados. y esto, sin dudas, repercutirá en su rendimiento.

Problemas ocultos

Estos focos de pestilencias que vienen de humedades o averías, son un síntoma de un problema de insalubridad. En estos casos, aunque eliminar olores no es suficiente, el ozono pasa a ser un gran aliado porque puede controlar estos olores. A pesar de esto, no debemos olvidar que en estos casos cuando hay malos olores hay un problema oculto que requiera una atención urgente. Es por eso que lo más recomendable es descubrir primero la causa de ese mal olor y si tiene solución.

Adiós a los malos olores en restaurantes gracias al ozono

Las pestilencias o los olores molestos, son problemas de gran envergadura cuando los situamos en contextos como restaurantes y negocios de servicios. En estos escenarios, las consecuencias pueden repercutir en muy distintos aspectos. Por otro lado las soluciones son muchas: la tecnología del ozono es una de las más efectivas y populares. Se puede emplear con el uso de distintos modelos de ozonizadores y generadores de ozono que hay en el mercado.

Ante problemas causados por el mal olor, los generadores de ozono uso profesional como también otros generadores domésticos y sus prestaciones son la mejor opción. Lo más importante es hacer un análisis de la situación y el problema y luego identificar el equipo más efectivo.

Es importante no olvidar la doble ventaja que ofrece el ozono: desinfectante y eliminador de malos olores. Por lo general, se aprovecha esta higienización integral para obtener los mejores resultados.

La ozonización es ideal para la conservación de alimentos, (higiene alimentaria), pues prolonga la frescura y previene la contaminaciones cruzadas, así como las mezclas de olores. Con esta técnica, será más difícil que los alimentos se estropeen, con lo que también se previenen focos de hedores.

Cuando estamos ante un caso con problemas de olores significativos, es necesario actuar lo más rápido posible. Para esto se deben buscar soluciones específicas de alto rendimiento. Con la ozonización se obtienen resultados extraordinarios. El uso de un cañón de ozono portatil, tiene un impacto intenso a nivel ambiental.

Uno de los uso de los ozonizadores, o de los purificadores de aire que incluyen la función ozonizadora, es el tratamiento en tarea de choque. Este procedimiento, tiene que realizarse en un momento en el que no haya nadie en el local. Esto es debido, porque el ozono a altas concentraciones puede ser perjudicial para la salud del ser humano.

Una vez aplicado, podemos seguir actuando con normalidad en el restaurante, sin malos olores y en un ambiente desinfectado en profundidad.

Artículos Relacionados

Deja un comentario